lunes, 9 de enero de 2012

Salt Rain

Está claro, no hay vuelta atrás.
Estoy segura, es así.
Me olvidé de luchar por mis sueños, las lágrimas lo nublaban todo. No se oía nada, no quedaba nada.
Caí y olvidé que también me habían enseñado a ponerme en pie.
Recordé que siempre quedaba eso de mirar para otro lado, dejar la puerta abierta, no permitir el retumbo de este amargo y ruidoso silencio.
Saboreé la sal de aquella lluvia, esa que impedía ver por mi misma las estrellas.
El incesante gorgoteo iba creando charcos, encaminando barrancos, embarrando todo.
Tardé en darme cuenta de que la lluvia era algo que podía cesar, y no necesitaba que saliese el Sol.Tumblr_lx3naczwik1qciqfio1_500_large

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico