lunes, 5 de marzo de 2012

Escondida en su habitación veía el transcurso de las horas.
Las manecillas del reloj, incansables, repetían su recorrido una y otra vez.
Mientras tanto, la lluvia seguía llorando sobre los cristales. Quizá queriendo, probablemente sin querer parecía hacer ver a Paula que no era ella la única que lo estaba pasando mal.
Esta a su vez pasaba las hojas de manera paulatina, incesable, intentando meter en su cabeza algo que la sacase de aquellos entrometidos pensamientos que resonaban en su cabeza haciendo eco de los relámpagos que rugían en toda la ciudad.
Con escasa valentía levantó la cabeza y se vio reflejada en la ventana. Al verse no se reconoció, o no quiso hacerlo.

1 comentario:

Lara dijo...

Hola guapa!
Me gusta mucho el blog y te sigo desde ya!
Yo abri el mio hace poquito y estoy poniendo mucho de mi.
Es un blog de moda pero tambien incluyo mis dibujos. Pasate y dime que te parece y si te gusta sigueme tambien! Muackk!

http://poppy-sweetestsin.blogspot.com/

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico