jueves, 26 de julio de 2012

Secuelas

Llegas un día convenciéndote de que si que tienes fuerzas, que no vas a rendirte.
Todo fluye al mismo tiempo que percibes que las ganas de continuar son casi obligadas, que no por parar un segundo dejaste de caminar.
Se entremezclan sensaciones, consigues darle tantas vueltas a cosas que no pueden siquiera rodar, que lo que un día fue un río, ahora es sólido, que ya no hay lágrimas, pero no por eso dejan de estar. El hielo perdurará.

No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico