viernes, 23 de enero de 2015

G

Garabatos que buscan impunidad entre el vacío,
arranca, vuela, suelo.

Siembro sombras que, por regar, ahogo,
anclada al reflejo de la luz de unas tinieblas,
que saben a poco,
y engulles mucho
mientras imploran existencia.

Qué fácil es que no lo sea,
en tu simpleza,
en mi quimera,
se me atragantan las alas;
vértigo de caderas.

Océano de batallas perdidas,
agotadas marejadas,
leve balanceo 
de un sufragio que no acaba.

No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico