domingo, 3 de mayo de 2015

Mayer

Rumio un dolor roto
tan reconstruido
que el pegamento que cierra la grieta
no pega los dedos
y no grito
para hacer ruido.

Conocen los cuatro vientos
mi discurso de indiferencia,
un botón de auxilio
a cada sustantivo o verbo contaminado
adjetivándote supremamente
te siento y no me caigo.


No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico