sábado, 6 de junio de 2015

Salta, bien lejos, montes.

Nado en el absurdismo de unas lágrimas sinceras
que ardieron, son ceniza, y ya no queman.
Tú, con la veracidad del que prostituye una inocencia
tan ligada a la confianza,
estás al fin cerca pero lejos,
tan
inexistente
que haces reír a la hoguera del destrozo
que se recompone
sin un mísero pedacito
de las farsas
poetizadas
con tu nombre.

No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico