martes, 21 de julio de 2015

Seagull


Las olas contoneándose
con el vaivén de sus caderas,
la brisa del sol
y la ingenuidad de los días inciertos
acarician unas ruinas
que se deshacen entre los dedos.

Levantar el vuelo
sin que se me atraganten las alas,
el titubeo entre dos azules
como constantes vitales
del ayer de mañana.

No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico