lunes, 22 de febrero de 2016

esmanzana


Las grietas de las personas, nuestras grietas, dejan espacio a un cariño que no llega cuando andamos siempre armados de fortaleza.

Ser o no ser fachada, saber o no saber andar descalza.

Es ese equilibrio entre la promesa y la falta de garantías, el único incentivo para no dejarse arrastrar.

Llevar con orgullo el peso de unas etiquetas que sin ser soga, ahogan y condenan,
un no creernos capaces tatuado al cuello
tan inherente, tan desapegado a quien lo siente.


esperar es también dejar de buscar la otra cara de una moneda de la que solo sabes como suena.





No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico