sábado, 13 de febrero de 2016

kwxjhq

Nos vamos haciendo.
Altos, mayores, cansados, sin sueño.

Puede que no esté mal visto, puede que seamos nosotros mirando desenfocado.

Como darse cuenta de que lo que tachas es más difícil de borrar.

Golpes leves a los que llamar caricia.

De los que son ausencia, pero vienen de paso.

Como quien necesita darse cuenta de que ve para atreverse a cerrar los ojos.

Trazo y ando en círculos por si nada cuadra.

e n é r g i c a m e n t e
g e n é r i c a m e n t e

Y que tú, yo, ellos y nosotros solo queremos que nos quieran, que se quieran, que te quiero y que me quieras.

Hay quien entiende seguir como permanecer o como ir detrás.

Como si me hicieras daño, cuando solo me descontracturas todos mis miedos.

Arremeter hasta que no cabe.

Nadie busca a nadie volcado por completo.

Tan atados a una cordura de quita y pon.

Bulimia de decisiones en una generalizada anorexia de ilusión.

Los hay que se ahogan en vasos medio vacíos como consecuencia de tanto imperativo de positividad.

Y tú tan palabra predecible al final de un estribillo que me sé de memoria.

Nos veo tan péndulos
tan contonearnos de una estabilidad
mientras la buscamos.

Dejar mucho que desear no debería ser algo negativo.

Se hacen llamar pilares para tener el peso con el que ahogarte.

Cuidado con confundir hacer las cosas sin querer con hacerlas sin intención. Que se puede hacer queriendo y no intencionadamente.

Dar por hecho cosas en construcción.

Hacerse oír para tener la oportunidad de escucharte.

Dándolo por supuesto no das nada, pero te quedas sin ello.

Mucho y mal como grito de guerra que calle a lo poco cuando no me sale.

Cuestión de perspectiva, de prioridades, de subirnos la sonrisa y desatender hostilidades.

Cuando a la incertidumbre le das voz, el miedo se hace real.

Tantas pupilas destiladas de amigos que son verso y riman con hogar,
tantos océanos por dentro desinfectando gota a gota realidad.


No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico