jueves, 26 de mayo de 2016


Una se va acostumbrando a ahogar la credibilidad,
a asegurarse de no sentenciar lo que no querría estar pensando,

así, como viene
la invito a no pasar,
quizá viendo la puerta cerrada diga que se va.

Pero taparse los ojos no hace desaparecer tu oscuridad
y yo requiero imprecisión,
saltar del barranco, decirle tal vez luego al no.


No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico