jueves, 18 de agosto de 2016

Dejarlo pasar suena a aprobación pero sabe a falta de empeño.

Cuando noto que solo me reconozco en el reconocimiento
me tiemblan las pupilas,
y me siento
de cunclillas y cansada,
mientras la espalda se curva y las rodillas se clavan.

Descubro entonces la necesidad de demostrar
que mi transparencia es espejo,
que desde mi opacidad yo elijo que veas
lo que crees descifrar:

que si soy movimiento es para atravesar un mar de dudas con poder de ahogar.



No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico