lunes, 31 de octubre de 2016

La poesía salvavidas
se tira a rescatar la belleza
destapando la uniformidad de la rutina,
subraya la anécdota,
la mima y le grita:
¡Pero serás bonita!
Brilla entonces
con foco propio y telón descorrido
el festival efímero
de verdes y amarillos,
unas ramas que crecen
sabiendo que caerán
y que por eso lucen tan ciertas
aceptando la danza del viento
entre el compás y el compás
de una canción en la que la fragilidad
rima con verdad.
El baile de la vida es real
pero lo es también el tambaleo
capaz de acariciar.

No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico