sábado, 24 de diciembre de 2016

esencia


Me gusta sentir que me siento a cultivar sensibilidad,
que mis lágrimas van regando de sal amapolas
y diluyendo caretas de cristal.

Me gusta huir
del ruido del prejuicio, también de la inmovilidad
de las caras grises
de los días "sin más".

Me gusta verte dilucidar
-tan (m) bién-
el puñadito de certezas que estrujas
por miedo a que decidan escapar.

Me gusta buscar
entre la superficie de tus asperezas
terciopelo de esencia, caricia de paz.

Me gusta gritar:
basta ya de abrigar escalofríos,
que hoy los pelos de punta no se quieren peinar.

Pregonar a los cuatro vientos que lo que nos hace ser es amar.





No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico