miércoles, 14 de diciembre de 2016


Podríamos intentarlo:
contagiar luz con los ojos bien brillantes.

Olvidarnos del miedo a regar las cenizas
acordarnos de que podemos moldear el barro.

Orquestar la revolución que frunza el ceño al prejuicio y al odio.

Descubrir la profundidad de una esencia que clama a gritos
"que si sonríes tú, sonrío yo".

No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico