domingo, 5 de marzo de 2017

asumo que está dentro


Tengo una maraña de palabras enredadas que no soy capaz de domar.

Olvido que las riendas no son más que cuerdas
que van derechas a la yugular
y
por mucho que tiro, me caigo
y poco más.

Las respuestas que no quiero
me avasallan para obligarme a preguntar,
este miedo a los días inciertos
esta vorágine que aúlla pidiendo resquicios de paz.

El amalgama intermitente de lo que siento
se peina con las manos para lucir su vendaval
alza la voz como si quisiera subrayar lo evidente:
"el que tiene párpados cómo diantres iba a dejar de parpadear".

Asumo que está dentro.
El dolor que cala, deshace
y me pone perdidita de sal
para desvestirme de pieles impolutas
y en carne viva confeccionar mantos
con los que huir del frío mortal.


No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico