sábado, 20 de junio de 2015

Llorar mares y que se te queden dentro




Esconder el peso
nunca nos hizo mas livianos
y soltar
sin estirar
siempre nos deja cargados.

Puños asfixiando un aire
inamovible
pero a ritmo
cansado
          que niega lo intermitente
mientras se pellizca el brazo.

No encuentra,
con embargo,  esa "a"
que se adelante y extienda las manos
sin hacer daño.

No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico