domingo, 23 de abril de 2017

Explicadme esto


A veces me oigo hablándome con voz de vendaval.
Me grito y me agito.
El escándalo es tan ruidoso que no se escucha ni una pizca de verdad.

A veces me oigo hablándome palabras que sólo me hacen mal.
Como si pretendiera derribar desde dentro todo el sustento que tanto me empeñé en edificar.

A veces me oigo hablándome con tanta rabia que sé que es la tristeza la que no se sabe callar
y golpea sin tregua, piedra a piedra
todas mis ventanas para que las tapie
y me hunda en la oscuridad.

A veces me oigo escupiendo antónimos de como me siento en realidad,
desordenando lo que creo y lo que asumo,
riendo sin profundidad.

Mas otras veces me oigo
-escuchándome algo más-,
e intuyo la certera capacidad de poder volver a empezar.
Y soy entonces pájaro de alas ligeras volando bajo un sol de primavera que me quiere acariciar.
No existe eclipse posible.
El agua deja de saber a sal.
Mi voz se llena de vivos colores.
Me desternillo y fluyo con infinito entusiasmo y serenidad.

Me deleito en esta vida ahora vestida de festival.








No hay comentarios:

Traductores

Seguidores

Sigueme por correo electronico